¿Bueno o malo el resultado de México en el Mundial de clavados?

Si CONADE quería ver las consecuencias de rechazar la organización del Campeonato Mundial de Natación 2017 ahora puede ver el segundo impacto. El primero fue la ruptura de relaciones inminentes con FINA tras su declinación quitándole todos los eventos internacionales: Series Mundiales y Grand Prix; y la repercusión contra los clavadistas en los Juegos Olímpicos, según las afirmaciones de los deportistas. Ahora México en el Mundial solo logró clasificar a dos clavadistas a las Series Mundiales, su más bajo número en largo tiempo y obtuvo una plata en la prueba por equipos.

Rommel Pacheco y Jahir Ocampo fueron los únicos clavadistas que terminaron dentro de las mejores ocho posiciones en las finales individuales (sin contar la de 1 metro). En sincronizados, ninguna pareja terminó en el top seis, que era el necesario para clasificar. De esta manera ellos son los únicos que tienen el pase directo a las Series, los otros solo podrían asistir por invitación o por declinación de los clavadistas que terminaron arriba de ellos.

Rommel fue el clavadista con mejores resultados por parte del equipo con la plata en equipos y a cuatro puntos del bronce en trampolín individual.

Sin embargo, también hubo matices positivos en la participación mexicana. México presentó uno de los equipos más jóvenes y nutridos, y su apuesta tuvo saldo positivo, Viviana del Ángel con tan solo 18 años de edad logró una medalla mundial al lado de Rommel en la prueba por equipos, la segunda vez que la prueba es disputada en el Campeonato Mundial, y Randal Willars logró acceder a la final de plataforma de 10 metros y terminar noveno.

Además, si comparamos el resultado histórico de México en los Campeonatos Mundiales, su plata fue el promedio. En 2015 también consiguieron solo una presea con Iván García y Germán Sánchez y en los mundiales previos la constante es de una a tres medallas. También hay que recordar que varias figuras del equipo están descansando o se recuperan de sus lesiones como Germán Sánchez e Iván García y Paola Espinosa.

Randal con tan solo 15 años logró acceder a la final de plataforma. El mexicano tiene todo el potencial para figurar los próximos años.

Pero este tipo de resultados, ¿es el que deseamos tener? Considerando la calidad de los clavadistas, los sacrificios que hacen junto con sus familias y el esfuerzo diario de los entrenadores, el potencial azteca, con una extraordinaria preparación, a mi juicio, daría para estar en el top 5.

Países como Gran Bretaña, Malasia y Corea del Norte están superando a los mexicanos en los últimos años. En el caso de los británicos es por una extraordinaria planeación que en menos de diez años los ha llevado a ser la tercera potencia en este deporte (superados por China pero muy cerca de Rusia). Los británicos han incluido la ciencia en el deporte y han encontrado cualquier tipo de inversión para premiar los deportes donde tienen talento, buenos resultados y atención por sus mismos ciudadanos.

Jahir fue el otro clavadista destacado, sexto en trampolín de 3 metros y octavo en el de 1 metro.

México también ha mejorado en ciertos aspectos. Hace algunos años, los mexicanos solo podían ser acreedores a metales en ciertas pruebas y con ciertos clavadistas; hoy en día, el talento es tan diverso que en cualquier prueba podría venir alguna medalla: trampolín de 1 metro, tres metros o plataforma de 10 metros. Una prueba de ello fue la medalla mundial de Viviana del Ángel quien no clasificó en las pruebas individuales al Mundial porque en el Nacional de Guadalajara no terminó en las dos primeras posiciones pero su nivel fue suficiente para lograr la medalla mundial porque estaba preparada física y mentalmente.

No es lo mismo ser finalista que ser candidato a medalla. Estar en las tres primeras posiciones involucra más presión, preparación no solo física sino mental y estar en tu día. Muchos de los finalistas tienen un nivel similar, pero hay deportistas que se distinguen por brillar en los escenarios más importantes.

Lolita no pudo acceder a la final de 3 metros, se quedó cerca pero se mantuvo en el top 15.

¿El resultado de México fue bueno o malo? Fue promedio respecto a su resultado histórico, pero esa no es la pregunta que deberíamos de hacer, sino ¿dónde queremos estar realmente? Porque si queremos estar donde siempre será seguro que más países nos superarán con el tiempo. Francia recién ganó su primera medalla de oro en clavados y es casi seguro que la inversión se incrementará para lograr mejores resultados, lo mismo pasará con Malasia.

Si México desea estar en el top mundial debe prepararse en todos los aspectos, con entrenadores actualizados, con ciencia deportiva, con más tipos de inversión monetaria, en especie o acuerdos internacionales, con una planeación definida a corto, mediano y largo plazo. Y CONADE debe empezar a pensar que sus decisiones afectarán al deporte nacional no solo en los seis años de gobierno sino quizás a una escala de diez años.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s